Franquicia versus restaurante independiente: ventajas y desventajas

Si tu opción para empezar un negocio en este sector es la franquicia, tienes una buena ventaja de salida: contar con una marca sólida en el mercado puede representar la gran diferencia desde el primer día ya que el mercado está familiarizado con ella, conoce los productos, servicios y precios. A priori agiliza la captación de nuevos clientes e incrementa notablemente los resultados a corto plazo, acortando los tiempos de retorno de la inversión.
Y si no tienes experiencia, la enseña te ofrece la suya.
Otro modelo de negocio a valorar es un negocio independiente, un negocio propio con todas sus pros y contras, pero en el que la impagable libertad que te ofrece en creatividad, innovación y gestión pueden ser tus mejores bazas. Un restaurante independiente es un proyecto único, una aventura apasionante en la que tu restaurante, tu negocio, es el único protagonista.
Una franquicia bien elegida puede asegurarte un negocio rentable,  con una operativa, productos y precios determinados, pero un negocio independiente te permitirá decidir cómo enfocarlo y tomar tus propios riesgos innovadores.
Ventajas de las franquicias
Un mínimo de riesgos en el momento de la inversión, pues se trabaja sobre algo ya reconocido como un buen producto. Las franquiciadoras aseguran que la gran mayoría de los empresarios en franquicia consiguen alcanzar mucho antes el punto de equilibrio de sus negocios, y que existen también mayores posibilidades de éxito que emprendiendo un negocio por cuenta propia.
Al existir ya procedimientos sobre la administración del negocio, la forma de manejar la empresa se simplifica.
En cuanto a la formación, la franquicia suele ofrecer:
– formación inicial para adquirir los conocimientos que le permitan gestionar con éxito su negocio, beneficiándose del know how de la casa matriz.
– formación permanente en cuanto a reciclaje o novedades de la franquicia.
Los costos operativos son menores debido a que se pertenece a un negocio ubicado en una economía de mayor escala, estos son algunos ejemplos:
–  mejores precios, mejores condiciones comerciales, apoyos de marketing por parte de los proveedores, desarrollo de productos exclusivos… relativos a los volúmenes de compras .
– la logística de compras y la gestión administrativa del negocio pueden reducirse en costes por volumen con una política de outsourcing, convirtiendo parte de estos costes en variables.
Y finalmente, la comercialización tiene un gran apoyo:
– una marca consolidada, constituye uno de los principales valores añadidos a la hora de franquiciarse, contar con una marca conocida y prestigiosa puede ser un elemento básico para contar con la confianza de los clientes.
– campañas publicitarias y de marketing planificadas, beneficiando a todo el grupo de franquiciados. El franquiciado es portador de una marca que invierte en publicidad en distintos medios como radio, prensa o televisión, lo que de forma individual para la mayoría de los franquiciados sería inaccesible.
Desventajas de las franquicias
Poco control por parte del empresario sobre el dominio de la franquicia: eres el empresario pero trabajas bajo las mismas normas que si fueras un gerente de una empresa. El franquiciador está sujeto a las directrices de la enseña, lo que resta capacidad de gestión de liderazgo y autonomía para la toma de decisiones, fundamentalmente las creativas
Se necesitan estructuras más sofisticadas para atender a las necesidades de la franquicia. Este modelo implica tener que soportar unos costes adicionales iniciales y continuados, que no existen en el caso de abrir un comercio independiente, como el canon de entrada y royalties o publicidad, en la mayoría de los casos.
Gastos en formación a todo el personal que se tendrá a cargo.
Comercialmente, pertenecer a un sistema en el que también operan otras tiendas de la misma marca, significa que el mal rendimiento, mal servicio o cierre en otros locales, afecta a la imagen del resto de unidades. La reputación no dependerá únicamente de tu trabajo, sino del de todos los establecimientos.
Si el franquiciador no se espabila, la falta de apoyo y asesoramiento posterior de la marca, la falta de recursos en marketing o publicidad, pueden ser puntos en que el empresario vea mermada su capacidad de crecimiento, quedando atrapado en la franquicia.
Negocio independiente, las ventajas y los inconvenientes
El modelo de negocio del restaurante independiente significa autonomía y satisfacción a aquellos emprendedores con poca capacidad financiera para iniciar su propio negocio. Los restaurantes independientes,  son pequeñas y medianas empresas (PYMES), dirigidas al 100% por sus propietarios, lo que les permite tomar decisiones inmediatas de capacitación, asesoría y consultoría para un mayor crecimiento y desarrollo.
¿Desventajas? Todas las que tiene emprender una gran aventura: riesgo, riesgo, riesgo.
Soy partidaria de un restaurante propio más que de una establecimiento franquiciado, que entiendo como dos conceptos muy diferentes de negocio.  Pero como se suele decir, “una franquicia es la mejor forma de formar a un empresario ya que directamente entra a formar parte de un negocio del cual puede aprender para desarrollar el suyo propio”.
¿Más información?  Solo tienes que contactar conmigo enviandome un mail a evaballarin@gmail.com
Anuncios

Una respuesta a “Franquicia versus restaurante independiente: ventajas y desventajas

  1. Pingback: Franquicias 2014 ¿te lo estás planteando? | eva ballarin (blog)·

Te invito a comentar este post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s