Espíritu Take Away en Tres a la Cuina (Sant LLuís, 35 – Barcelona)

Las pizarras diarias que estas fenomenales cocineras publican a diario en su Facebook me hacen salivar, y mi visita a su pequeño local, no ha decepcionado mi paladar para nada.

Trabajan con producto fresco y recién elaborado, sencillo pero con mucho sabor a base de unas combinaciones de especias y aliños que hacen de unos simples tomates, una sémola o un muslo de pollo, un plato sabroso.

Las propuestas son sencillas, muy low cost, apetitosas y se desmarcan de los típicos menús de la zona. Perfectas para un lunch diario en el que no quieres complicarte con platos demasiado salseados o grasos.

Pero la cocina no es el único elemento para valorar un espacio destinado a dar de comer al personal. Es la parte más importante de una experiencia sensorial (además de nutricional), pero a la que también hay que complementar con unos elemento básicos para disfrutarla, y sobretodo, repetir y recomendar.

En Tres a la Cuina, falla la vajilla. Tal vez es el espíritu take away del negocio, pero los boles demasiado grandes y platos demasiado pequeños de papel junto con los cubiertos de plástico, desmerecen el trabajo de la cocina. Es difícil en un plato pequeño, en el que colocamos una porción generosa tener que deshuesar el muslo de pollo con un cuchillo de plástico.

El sitting del restaurante tampoco me ha convencido. Disponen de una bonita mesa alta, pero con taburetes demasiado pequeños para resultar cómodos. Y unas mesas demasiado bajas que te obligan a comer inclinado sobre el plato. O alzarlo a la altura de la cabeza, dejando solo una mano para manipular los cubiertos.

La iluminación es correcta: agradable y envolvente. Aunque no puedo decir lo mismo de la música, tan tenue que no consigue amortiguar el ruidito de la cámara expositora de los patos del día, que constituye el mayor atractivo de la sala.

Estoy segura que estos detalles se irán mejorando, al igual que se ha mejorado la entrada con unas puertas de cristal límpias y siempre abiertas que te invitan a entrar en el local, que es acogedor y sencillo, sin ninguna pretensión y en el que encuentras guiños con mucho humor en la decoración, escondidos en pequeños detalles.

Tres a la Cuina está logrando fantásticas reseñas en muchas publicaciones y lo merecen. Un soplo de aire fresco en la Vila de Gracia que está convenciendo a diario a mucha gente con su buen hacer.

20130510-213229.jpg

Anuncios

Te invito a comentar este post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s